La Pernía, montana palentina


 
Nombre del Presidente: Pedro Martinez Perez
Casas abiertas en invierno: 4
Numero de habitantes en invierno: 8 personas.
Nombre de la Iglesia: San Pedro
Fiestas: S. Pedro que se inicia con una Misa seguida de un aperitivo para todos los vecinos.
Casona: Pedro no acompaña a un lugar que conoció de niño y que posiblemente, por sus dimensiones y lujos, pudo haber sido la primera casa de toda la Pernía. "Era de piedra roja y de piedra blanca. . Los arcos eran de piedra calar. Tenía escudos del tamano de un hombre en una piedra de 2 toneladas. Tenía también un reloj de piedra. Contaba hasta con Iglesia propia. Parece ser que lo dueños eran unos mexicanos que vivían en Poblaciones"
Elevación:1192 nts, N42º58.675' N004º30.562

El Campo tenía en 1991, 43 habitantes. Altitud: 1.180 m. Ya figura en el Becerro de las Behetrías (1352). La palabra Campo procede del latín 'campus', -i'campo, sembrado'. Así pues, el origen del topónimo sería un campo, campera o terreno sembrado.

La palabra 'campo' es una de las más repetidas en la toponimia palentina. Sin contar los topónimos mayores relacionados casi todos con Tierra de Campos, aparece sola o en formas compuestas en 195 nombres. Está, pues, extendida por toda la provincia. El significado será, entonces, "EL LUGAR DEL CAMPO".

Interesante correo recibido el 29 de marzo del 2006

"Buscando en Internet información sobre la Montaña Palentina , pude acceder a su página web dedicada a La Pernía y en la que pude leer las reseñas que hace de sus pueblos, fijándome en especial en la dedicada a El Campo, pueblo en el que nació mi padre y en el que pasé muchos veranos de mi “primera edad”, habiendo continuado visitándole después tanto yo como otros familiares e interesándonos siempre todo lo relacionado con él y con La Pernía en general. En las páginas dedicadas a El Campo pude ver los datos que se dan allí y las fotografías que publican, incluida la fotografía del buen amigo Nisio.


Por si fuese de interés para Ud. Le envío un mapa del término de El Campo, con indicación de la situación de algunos de sus parajes, así como una relación más extensa de éstos, agrupados por la proximidad entre ellos. Supongo que faltarán muchos y que puede haber algún error, pues han pasado muchos años, más de cincuenta, desde los tiempos en que recorría habitualmente aquellos lugares y aprendí sus nombres. He podido ver que en la página dedicada a Lebanza se incluye también una relación de parajes de este pueblo.


Envío también una fotografía de El Campo tomada hacia 1915 y en la que se puede ver la Casona , el edificio grande que aparece en el centro del pueblo, así como la capilla o ermita que se ve a su izquierda. Siempre tuve curiosidad por saber cuando y por quien fue construida la Casona , pero no conseguí más que noticias muy vagas e imprecisas, nada en concreto. Del edificio llegué a conocer los restos y ruinas de los arcos laterales, así como la capilla, sobre cuyo solar se construyó la nueva escuela del pueblo en los años cincuenta del pasado siglo.


En cuanto a los orígenes del pueblo, parece que el documento más antiguo en el que se cita a El Campo data de 1181 y es un documento por el que Alfonso
VIII concede a su tío Raimundo, obispo de Palencia, la jurisdicción sobre varios lugares de Pernía y Liébana y entre ellos, El Campo. Este documento procede del Archivo de la Catedral de Palencia y le transcribe Laureano Pérez Mier en su opúsculo El Condado de Pernía, publicado en 1935. En el Libro Becerro de Behetrías de 1352 figura El Campo entre los pueblos del Condado de Pernía, en la Merindad de Liébana-Pernía. En el documento de 1181 se cita también al pueblo de San Julián de Caminos, hoy desaparecido y que al parecer estaba situado entre Lores y El Campo. Con el nombre de Caminis se cita también, junto con Lores, en un documento de 1216 del Archivo de Santa María de Piasca, en Liébana.
Esperando que todo esto tenga algún interés para Ud., le saluda cordialmente",

Valentín Ruesga Herreros

 

Vuelvo a recibir más datos de El Campo por parte de este hombre culto, estudioso y amante de la tierra de sus padres y por tanto también de él. Ya quisiéramos tener un resumen como este de cada uno de los pueblos de La pernía. Gracias Valentín.

24 de noviembre del 2009

EL CAMPO

Por Valentín Ruesga Herreros


El pueblo

El Campo es uno de los doce pueblos incluidos en el actual municipio de La Pernía, en la provincia de Palencia. Está constituido por dos núcleos de población, el pueblo propiamente dicho, a dos kilómetros de la capital de municipio, San Salvador de Cantamuda, con la que está comunicada por la carretera local PP-2216, y la Venta Urbaneja y otras edificaciones sobre la carretera autonómica CL-627, que aunque están a relativa distancia del pueblo propio y sin comunicación directa por carretera con él, están dentro de su término y pertenecen a El Campo.

 


El pueblo propio se encuentra a 1.180 metros de altitud, en un collado sobre la ladera izquierda de un pequeño valle por el que discurre un arroyo que desemboca en el Pisuerga por San Salvador. Está rodeado de pradería y montes de roble y haya y desde el norte está dominado por la altura de El Cueto, de 1.328 metros; hacia el este, pasando el Alto Collado, da vista al valle del Pisuerga, en tanto que por el oeste está limitado por los montes de La Dehesa, de 1.426 metros, abriéndose hacia el sur y sureste la carretera de San Salvador. El término tiene aproximadamente 5,60 kilómetros cuadrados de extensión y  limita con Lores, Lebanza, San Salvador de Cantamuda, Los Llazos y Areños y además de la carretera a San Salvador, desde el pueblo parten caminos carreteros que le unen con la Venta Urbaneja por el Alto Collado, con Lores por la Yesta, con Lebanza por el alto de Las Eras y con el núcleo urbano de San Salvador por la Colladilla.

 

Parajes del término de EL CAMPO

Valdecampo

Las Eras de Arriba

El Cerral

La Raposiega

El Pradillo

───

El Torcedero

El Cueto

El Aserradero

El Otero

La Majada

La Orguilla

La Nestosa

La Portilla

Los Huertos

───

───

El Escobal de la Sierra

El Valle

La Llana

La Yesta

Penilla

La Regada

Las Rozas

Prado Redondo

El Cuénere

La Quemada

El Cerezal

La Tejera

Escomuñas

Las Canalejas

Trescoleo

Prados de Nuestra Señora

El Topinoso

Las Eras

Campuzano

───

El Cuquillo

Alecho

Prados del Monte

La Colladilla

Fuente Camino

Las Cuarcas

───

Espinedo

Cantarrobledo

El Montezuco

Los Pradillos

La Cortina

La Dehesa

Las Quintanas

La Calzada

Juan Fría

Peñota

Las Suertes

El Villar

La Cabra

El Aceño

Entre Villares

La Tejera

───

Las Fuentes

Collado Mayor

Las Eras de Abajo

Montalomba

───

Solaiglesia

El Portillo

Alto Regüelle

Prado Llano

───

Mata Santiago

La Chopa

Alto Collado

Fanfarrada

Las Cameras

El Regollal

Las Vegas

La Recia

La Varga

La Vega

La Horca

La Carcabada

Vegasuso

───

Peñaquillo

Las Pesqueras

 

La Lamiza

 

Patrimonio

La iglesia de El Campo, dedicada a San Pedro, patrono del pueblo, tiene una esbelta espadaña y una portada románica de medio punto. Hasta mediados del siglo pasado se conservó en el pueblo una casona con capilla propia, construida por Domingo de Rábago Gutiérrez, natural de Lombraña, Polaciones, emigrado a México y que obtuvo el título de conde de Rábago en 1774, dejando descendencia en América; posteriormente la casona se arruinó totalmente hasta desaparecer y la capilla fue derribada para edificar sobre su solar la nueva escuela. En el pueblo se conservan bastantes edificios antiguos o restaurados, a los que se han unido algunos de nueva construcción.
El Campo, como gran parte de los pueblos de la Montaña Palentina, está incluido en el Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina.

 

Fiestas y tradiciones

La fiesta patronal de El Campo es San Pedro, el 29 de junio y era la primera romería del verano en La Pernía; en la Venta Urbaneja se celebraba Santiago, el 25 de julio; el 28 de agosto se celebraba la Pelea; desde ese día y hasta San Miguel, iban los borizos de El Campo y de Lebanza a pastar a los montes de la Dehesa y como quedaban allí por la noche, se echaban a pelear los toros previamente en el paraje de El Cuquillo, entre los dos pueblos, para evitar que se enzarzasen sin control en el monte, con peligro de dañarse, si bien no puede olvidarse tampoco el aspecto competitivo del lance; después de la pelea de los toros se celebraba una romería, alternativamente un año en un pueblo y al siguiente en el otro.

 

 

Referencias históricas

No puede precisarse el momento en el que aparecieron en la Montaña Palentina asentamientos de población organizados que darían lugar a la formación de los pueblos de estas comarcas, pero aparte de noticias inseguras de épocas anteriores, en documentos de los siglos IX y X ya se nombran muchos términos y lugares de esta zona.

El pueblo de El Campo al parecer se cita expresamente por primera vez en documentos de 1037 y 1069 que se incluyen en el libro Tumbo de la Catedral de León y según los cuales la condesa Elvira Favílaz pone la iglesia de San Salvador de Cantamuda bajo la dependencia de aquella sede episcopal y además dona a ésta posesiones y derechos sobre buen número de lugares en Pernía, Liébana y Saldaña y entre los primeros se encuentra El Campo. Elvira Favílaz es mujer de Munio Gómez, de la familia condal de Saldaña, y en estos documentos afirma ser fundadora de la iglesia colegiata de San Salvador, mientras que la tradición identifica a Elvira y Munio con los protagonistas de la leyenda de la Peña Tremaya.

También se cita a El Campo en el documento de 1181 por el que Alfonso VIII concede a su tío Raimundo, obispo de Palencia, heredades y derechos sobre varios lugares de Pernía y Liébana y entre ellos, El Campo, con su iglesia de San Pedro. Este documento, que viene a establecer el señorío temporal de los obispos de Palencia en Pernía, se guarda en el Archivo de la Catedral palentina y lo transcribe Laureano Pérez Mier en su obra El Condado de Pernía, de 1934.

El nombre del pueblo procede, obviamente, del latín campus –i, campo, campiña, posiblemente en referencia a la pradería y a los terrenos relativamente abiertos que rodean a El Campo; en los documentos citados anteriormente se menciona también al pueblo de Caminos, con su iglesia de San Julián. Este pueblo, hoy desaparecido, al parecer estaba situado entre Lores y El Campo, en el actual término de este último; puede ser también el lugar que con el nombre de Caminis se cita asimismo, junto con Lores, en un documento de 1216 del Archivo de Santa María de Piasca, en Liébana.

En el Libro Becerro de Behetrías de 1352, El Campo figura entre los pueblos de la Merindad de Liébana y Pernía sobre los cuales tenían señorío, total o compartido, los obispos de Palencia, en este caso compartido con los hijos de Fernando Díaz Duque.

Según el Catastro del Marqués de la Ensenada, en 1752 El Campo es uno de los 38 lugares de la jurisdicción de Cervera de Pisuerga, en la provincia de Palencia, pero a diferencia de la gran mayoría de aquéllos, no es señorío del conde de Siruela, sino que es realengo, aunque paga martiniega al mencionado conde de Siruela y yantar al obispo de Palencia como conde de Pernía, lo que nos indica la complejidad de los derechos y jurisdicciones en el Antiguo Régimen. El Campo tiene entonces 20 vecinos, unos 100 habitantes; la extensión de las tierras cultivables se estima en 115 fanegas y la de los prados, en 220; en total 335 fanegas, unas 150 hectáreas; los montes, matorrales e improductivos ocupan 400 fanegas, unas 170 hectáreas, más otras 400 fanegas de puertos cedidos en arrendamiento. Produce lino, centeno, cebada y hierba y cría ganado, vacuno y lanar, principalmente, existiendo dos molinos harineros. Como perteneciente al pueblo se registra la “Venta Urbanexa”.

Casi 75 años después, en 1826, en el Diccionario Geográfico-Estadístico de Sebastián Miñano, restaurado el régimen señorial por Fernando VII, El Campo es lugar de señorío secular de la provincia y obispado de Palencia, partido de Carrión y jurisdicción de Cervera, con regidor pedáneo. Tiene 23 vecinos, 115 habitantes y se menciona como “magnífico edificio” la casona construida por el conde de Rábago, “cuya piedra hermosea la fachada por ser muy lustrosa”. También se reseña como perteneciente al pueblo la “Venta Orbaneja” y como ocupación complementaria de los trabajos agrícolas de sus habitantes se menciona el acarreo de sal desde las salinas de Poza y Rosío, en Burgos, y Añana, en Álava, hasta diversos puntos de las provincias de León y Zamora.

Veinte años más tarde, en 1846, en el Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de Pascual Madoz figura El Campo como lugar con ayuntamiento en el partido judicial de Cervera de Pisuerga, provincia y diócesis de Palencia. Entonces tiene oficialmente 11 vecinos, 57 habitantes, pero la población real debía ser bastante mayor; la agricultura y la ganadería siguen siendo su medio de vida, habiéndose añadido a los cultivos tradicionales el de la patata. Existe todavía algún molino y además de los trabajos agrícolas, sus habitantes se dedican también a la carretería y al trabajo de la madera. Se menciona aparte la “Venta Orbaneja”, pero consta como perteneciente a El Campo.

Así pues, la población de El Campo se estabiliza en torno a algo más de los 100 habitantes, manteniéndose de esta forma hasta mediados del siglo XX; el pueblo perdió su condición de ayuntamiento, incorporándose, con Lebanza, al de San Salvador de Cantamuda y permaneciendo así hasta fechas recientes, en que todos los pueblos de esta comarca se integraron en el municipio de La Pernía, con capitalidad en San Salvador. En el último tercio del siglo XIX comienza en Pernía la explotación de los yacimientos de carbón, algunos en el propio término de El Campo, y el trabajo en las minas se convierte en una fuente de ingresos complementaria para los habitantes de la zona. Pero a mediados del pasado siglo los cambios socio-económicos hacen que se vayan abandonando las formas de vida tradicionales y la emigración hacia los núcleos industriales es causa de que la población decrezca rápidamente. En 1980 todavía El Campo tenía 43 habitantes, pero poco más de un cuarto de siglo más tarde, según datos de 2008, tenía solamente 24 habitantes de derecho, de ellos 15 en el pueblo propiamente dicho, aunque aquí la población permanente es menor.


Fotografía de El Campo, hacia 1915; en ella puede verse la Casona y su capilla.

Otra fotografía de El Campo de la misma época, en la que también se ve la Casona

Pelea de los toros de El Campo y Lebanza, hacia 1950

 

Make a Free Website with Yola.