La Pernía, montana palentina

DOCUMENTACIÓN SOBRE TREMAYA

1037. Marzo 1. Documento del Tumbo de la Catedral de León.

Elvira Fafilaz, hija del conde Fáfila Fernández y de la condesa Adosinda, somete el monasterio de San Salvador a la obediencia de la catedral de León, y además otorga a ésta una cuantiosa donación.

“… Et ipso monasterio Sancti Saluatoris qui est in Pernia in Campo de Muga (San Salvador de Cantamuda) non longe Castrum (castillo) Tremaia (Tremaya) decurrente riui Pisorga…”

El Tumbo recoge los documentos que acreditan las donaciones a la catedral; fue confeccionado a finales del siglo XII, de modo que sus documentos no son los originales, sino copia de otros existentes en el archivo de la catedral.

 

1056. Febrero 2. Fuero de San Salvador de Cantamuda

Elvira Fafilaz libra a San Salvador de Cantamuda de “malos fueros”.

“…In Dei nomine, Ego Comitisa Gelvira Fafilaz, ut faciunt per mandato de Rex Fredinando et de illa Regina Domna Sancha cartula pro anima de Munio Gomiz et de Rex Fredinando et de illa Regina Dompna Sancha. Quem illas hereditates de Sci. (Sancti) Salvatori de Tremaya numquam intre ibi manneria, nequis roxo, nequis nuncio, nequis omicidio…”

Fue incluido este documento en la obra NOTICIA HISTÓRICA DE LAS BEHETRÍAS, PRIMITIVAS LIBERTADES CASTELLANAS, escrita por el erudito campurriano Ángel de los Ríos y Ríos (“El Sordo de Proaño”) y publicada en Madrid en 1876. El Fuero se encontraba en el archivo de la iglesia colegial de San Salvador de Cantamuda, pero parece que posteriormente los documentos de este archivo desparecieron, de modo que posiblemente la única transcripción que se conserva de este Fuero es la que figura en la obra de Ángel de los Ríos. En él se apellida a San Salvador como San Salvador de Tremaya, aunque esta denominación podría ser una libertad del copista, puesto que como dice De los Ríos, la escritura que existía en la iglesia de San Salvador no era la original, sino una copia tardía.

 

1069. Septiembre 2. Documento del Tumbo de la Catedral de León.

Elvira Fafilaz, hija del conde Fáfila Fernández y de la condesa Adosinda y viuda de Muño Gómez, dota, para remedio de su alma, de la de su esposo y de la de sus padres, al monasterio de San Salvador, en Pernia, con cuantiosas propiedades, confirmando ser su fundadora.

“…Ego exigua famula Dei Giluira, Christi aneilla et Deo dicata, prolis comite Fafila Fredenandiz et comitissa domna Adosinda, cuius memorie diue, edificaui ex pauimento arcisterium in Pronia (sic, Pernía), in Campo de Muga, aderente castrum in Trimagia, discurrente alueum Pisorga, in honore Sancti Saluatoris …”

“…Aditio adhuc in isto testamento per ista era et coto quo sursum resonat Sancta Maria de Oble et Sancti Tirsi qui sunt in alfoze de Tramaia…”
Este documento vendría a ser confirmación del reseñado anteriormente de 1037, puesto que se citan los mismos términos.

 

1185. Abril 22. Documento del Archivo de la Orden de Santiago (AHN, Madrid)


Alfonso VIII dona la villa de Areños a la Orden de Santiago:

“…villam que dicitur Arennos, que es villa de Pernia, prope castellum quod vocatur Tremaia sit…”

Pocos meses después el obispo Arderico permutaba cuatro lugares de Polaciones por la villa de Areños, aunque reteniendo en aquéllos los derechos pontificales

 

1193. Documento del Archivo de Santa María de Lebanza

Marina Martínez vende a Pedro Pardo heredades en Carracedo y Liébana. Entre los que confirman la escritura figura el “tenente” de Tremaya.

“...Roi Guterez maiordomus, Guter Roiz tenente Cervera et Petras Negras et Mutave et Tremaia, Diago Lopez maiorinus...”


 

1194. Abril 20. Tratado de Tordehumos

En esta fecha se firmó el Tratado de Tordehumos, fijando los límites entre los reinos de Castilla y León. Para salvaguardar la paz en la frontera quedaban bajo la custodia de la orden del Temple cinco castillos leoneses y bajo la de la orden de Calatrava otros cinco castellanos, entre ellos el de Tremaya.

“…Pro pace inter eos firmiter observanda quinque castra hinc inde ponuntur, scilicet, ex parte regis Castella ista: Covellas de Dorio (Cubillas de Duero), Villanova (Villanueva de Duero), Sanctus Iohannes de Risova (Santibáñez de Resoba), Sanctus Romanus de Pennis (San Román de Entrepeñas), Tramaia (Tremaya), que debet tenere in fidelitate magister de Calatrava in regno Castelle. Ex parte regis Legiones…”

 

1194. Octubre 23. Documento del Archivo de Santa María de Lebanza.

Pedro Martínez vende a Pedro Lores sus propiedades en Lebanza y Cabariezo.Entre los que confirman figura el “mandante” en Tremaya.

“…Pedro Royz de Guzman mandante Cerbera, Petras Negras et Tremaia, Gil Gómez, Resova, Gonzalvo Roderici, Lieuana…”


 

1245. Catedral de León. Becerro de Presentaciones

Se trata de un manuscrito realizado en 1468 para recoger en él los datos reunidos en un denominado Becerro Antiguo que, por su mal estado de conservación, corría riesgo de perderse. Denominado también Códice 13 del Archivo de la Catedral de León, no se conoce la fecha del Becerro Antiguo original, aunque parece ser de mediados del siglo XIII, hacia 1245.
En el Becerro se reseñan las parroquias de la diócesis de León, distribuidas por arciprestazgos, indicándose quienes tienen el derecho de presentación de los titulares, así como los impuestos eclesiásticos que perciben: diezmos y tercias, procuración (por el reconocimiento que las iglesias de las diócesis deben a su pastor cuando las visita) y el “carnero” (las iglesias sujetas a la jurisdicción del obispo deben pagar cada año al mismo, en señal de sumisión, un carnero).
En la diócesis de León, Tremaya pertenecía al arciprestazgo de Cervera

“Tremaia, Sancta Maria. Del conçeio. Da dos quarteros tribuderos en terçia; e en procuraçion tres sueldos; e en carnero nada; e lo al Iieua el clerigo”.

La parroquia está bajo la advocación de Santa María y el derecho de presentación del titular lo tiene el concejo.

 

1251. Junio 30. Documento del Archivo de Santo Toribio de Liébana

Escritura de permuta de heredades entre Diego Ordóñez y María Abril. Se mencionan los concejos de Redondo, Tremaya y Los Llazos, así como testigos de estos pueblos.

“Conceios de Redondo e de Tremaia e de los Laços”
“Testigos, Domingo Abal de los Laços y Juan Pelaez de Tremaia”

Este documento sólo lo conozco por referencias y no sé con exactitud su contenido.

 

1352. Libro Becerro de las Behetrías

En esta obra se recogen los pueblos que constituían las diversas merindades de Castilla, indicando su situación administrativa y los diversos tributos que pagaban al rey o a los señores. Los principales tributos eran:
Moneda: Impuesto que se pagaban a cambio del compromiso del rey para no quebrar la moneda, o sea devaluarla acuñando monedas de menor contenido en metal precioso.
Servicios: Impuestos demandados por el rey y aprobados por las Cortes.
Yantar: Cierto tributo que pagaban, generalmente en especie, los habitantes de los pueblos y de los distritos rurales para el mantenimiento del soberano y del señor cuando transitaban por ellos. A veces se pagaba en dinero.
Fonsadera: Tributo o prestación que se hacía al rey para los gastos de la guerra.
Martiniega: Impuesto pagado el día de San Martín, y que quizá proviniese del derecho exigido al campesino que se asentaba en un terreno no cultivado; con el pasar del tiempo se convirtió en un símbolo de jurisdicción en tierras de realengo o señorío, según fuera el rey o el señor del lugar quien lo cobrara.
Infurción: Tributo que en dinero o especie se pagaba al señor de un lugar por razón del solar de las casas.


La reseña de Tremaya dice así:
“Tramaia. Este lugar es de Don Tello.
Derechos del Rey: Pagan al Rey moneda e servicios, e non pagan yantar nin fonsadera, nin la pagaron nunca.
Derechos de los Señores: Dan al dicho Don Tello por infurcion de cada solar poblado que tiene prestamos dos fanegas de centeno; e el solar que non tien prestamos quel da media fanega; e la muger viuda quel da media fanega del dicho pan. Dan cada año por martiniega al dicho Don Tello XLII maravedis”.

Tremaya era lugar solariego del infante Don Tello, hijo natural de Alfonso XI y hermano de Enrique II, quien le dio en 1369 el señorío jurisdiccional sobre Liébana, Pernía y Aguilar.

 

 


    • Enclavado entre Sierras y bosques , y proyectándose hacia la Peña que lleva su nombre, está Tremaya, un pueblo engalanado por las montañas que le rodean , envuelto entre bosques de robles, hayas, avellanos, acebos, amostajos, amargosos y otras formas de vida natural. Ver el pueblo desde la peña Tremaya, que cual centinela lo ha vigilado por siglos, te sobrecoge con una mezcla de asombro y alivio, gozo y nostalgia, consuelo y preocupación. Desde aquí verás a Peñalabra cuando las nubes orlan la boina de su cresta. Sentirás el viento azotando las paredes rocosas de la montaña y refrescando con su hálito plantas, flores, bodegas y animales. Habrá días en que una alfombra de algodón lo va cobijando todo y en que un atardecer pinta de luces el cielo.
  • Desde la fundación de Tremaya nunca jamás nadie pudo apreciar al pueblo de noche iluminado. Generaciones tras generaciones tuvieron la oportunidad de contemplarlo como se ve desde la subida a la Espina o desde el pico de la Peña Tremaya. Ahora, sobre todo para la gente del lugar, verlo de noche es observar y descubrir una danza de casas y luces que se fusionan al unísono generando una profunda emoción y un estado de embelesamiento.

    Casas abiertas en invierno: 7
    Numero de habitantes en invierno: 18 personas.
    Nombre de la Iglesia: Nuestra Señora
    Fiestas: Ntra. Señora el 15 de Agosto
    Codigo Póstal: 34849
    Elevación: 1173 mts. N 42º 58.792'. W004º58.792'
    Merece la pena visitar: La Peña y la Espina donde brota el agua fresca todo el año desde una fuente ubicada en lo alto.
    Si te gustaría que pusiéramos más cosas sobre Tremaya.

     

    "Por S. Antón la gallina pon, la que come del montón".
    "El pez y el berro en enero".
    "Por S. Blas la cigûeña verás y si no la vieres año de nieves" febrero
    "Si marzo mayea mayo marcea"
    "El caracol de abril para mi y el de Mayo para el amo"
    "En abril aguas mil"
    "Abril sonriente de frio mata a la gente"
    "Granizo por S. Juán quita vino y no da pan" (junio)
    "En julio al sol y en diciembre al tizón"
    "Si llueve en agosto miel y mosto"
    "Mes de septiembre o seca las fuentes o lleva los puentes"
    "En octubre toma los bueyes y cubre"
    "Por todos los Santos la nieve en los altos" noviembre
    "Por diciembre el pastor y el labriego descuidan las ovejas y atizan el fuego"
    "Dichoso mes que empieza por los santos y acaba por S. Andrés".
    "Ir por lana y salir trasquilado"
    "Acuerdate suegra que fuiste nuera"
    "Pan y lastre hasta cansarte"
    "Del hombre que nunca rie nadie fie"
    "Mas tira moza que soga"
    "Cosa hallada no es hurtada"
    "Madruga y verás busca y hallarás"
    "Para aprender es menester padecer"
    "Culpa no tiene quien hace lo que debe"
    "Ojos que no ven envejecen"
    "Hasta San Juan toda la hierva es pan"
    "Quien analiza mal fuego atiza"
    "Oficial de mucho, maestro de nada"
    "El gusto de la alabanza a todos alcanza"
    "Al pan duro diente agudo"
    "Hija hilandera, hija casadera"
    "Mas vale llegar a tiempo que rondar un año"
    "Quien siembra tarde grano no aguarde"
    "Por ser leal padezco mal"
    "Mientras lo piensa el cuerdo lo hace el necio"
    "Lla oreja junto a la teja"
    "Menea la cola el can no por ti sino por el pan"
    "Dijo el cazo a la caldera quitate alla tiznera"
    "A buey viejo cencerro nuevo"

    "La escuela se quemó en el curso escolar 1970/1971.No recuerdo bien,pero creo que había nevado.Se quemó porque teníamos en la clase una estufa de leña y se prendió la tarima que era de madera.De como la apagaron, no se, era tan pequeña que lo que recuerdo es que me fuí a casa muy asustada.No iba a areños todos los dias,me quedaba en casa de José de la Fuente". Soraya, Areños 2003.

    Nada tengo que ver con esto, sin embargo, me da una gran alegría saber que han hecho, de una escuela quemada,derruida y destrozada, un albergue donde puede uno disfrutar de todos los encantos que la naturaleza te ofrece, diversos en cada estación del año. Todo lo que se necesita es llevar comida pues lo demás se encuentra en el albergue.
    • 26 camas
    • Comedor y chimenea
    • Calefacción y agua caliente
    • Cocina completa
    • Lavadora, horno, placa y grifo
    • 6 baños con ducha

    • 4 lavavos
    • 4 waters
    • Precio: 1,000 pts por persona. Grupos de más de 10 pagan 80 (10 euros?)

    Llevaba años sin pisar la tierra donde mis antepasados por parte de mi madre nacieron.
    Este verano me escapé de Londres 5 semanas y cuatro de ellas las pasé en Tremaya en compañía de los míos.
    Después de estar en una ciudad de 11 millones de habitantes os podéis imaginar lo que sentí al llegar a esta aldea de 18.
    Caminé por sus calles, subí sus montanas, acaricié el agua del río, recogí la cosecha, aboné la huerta, visité los vecinos, las fiestas y dejé que el sol de agosto bañara mi piel.
    Es un lugar mágico. lleno de historias y leyendas. Cuando estuve allí, volví a conectarme de nuevo con la madre tierra (viviendo en grandes ciudades te desconectas de ella).
    Ella me contó historias de mis antepasados, respiré su aire puro, me habló de las temporas, los árboles llenos de sabiduría me transmitieron su energía sonriendo cuando me abrazaba a ellos.
    Sus gentes me arroparon sin condiciones, sin hacer demasiadas preguntas. Es una extraña sensación. Parece que nunca me hubiera marchado. Que siempre hubiera estado allí.
    Fue tal la tranquilidad y la paz que me rodeaba que me di cuanta pocas veces había estado tan cerca de mi misma. Me ayudó a ordenar mis pensamientos, analizar mi ultimo año y a tomar decisiones para el futuro próximo.
    Ahora de vuelta en la ciudad, entre el ruido de sirenas, su contaminación y el gris de su cielo, cada vez que quiero escapar y tener un poco de tranquilidad, solo tengo que cerrar los ojos para volver a Tremaya. Su recuerdo sigue vivo en mi. En los recuerdos que conservo como si fueran de ayer. Recuerdos que no se Irán tan rápidamente. No, no los dejaré escapar esta vez.
    Volveré pronto.
    Saludos,
    Leire Gezala De Mier, noviembre del 2003

     

     

     Sueño

    Estuve en la Pernía. Todos los días me levantaba antes de que saliera el sol para disfrutar inimaginables amaneceres. Me iba a caminar por los bosques, valles, quebradas y montañas. Al caminar, la vista descansa, los brazos oscilan, el cuerpo se mueve, respiro aire puro, bebo el agua fresca de las fuentes tan abundantes y tan limpias. A veces camino sin rumbo determinado, camino por caminar, por sentirme vivo, por vivificar el organismo, por ser libre. Y en mis pensamientos sueño con un mundo:

    Sin violencia (sin guerra, terror, tortura, exclavitud, opresión, persecución...)
    Sin injusticias (sin sistemas que explotan, que originan miseria, hambre, dependencia, enfermedad, muerte...)
    Sin codicia (sin afán de tener y consumir y el estrés que genera la insatisfacción, sin competitividad humana...)
    Tolerante (sin racismo, odio, fanatismo, incomprensiones...)
    Moral (sin desencanto, duda, relativismo, vacío interior, despreocupación del otro...)
    Noviembre de 1999

     

    Make a Free Website with Yola.