La Pernía, montana palentina

La verdad que mientras copiaba estos recuerdos de Luis me he abstraido totalmente de la realidad circundante para meterme de lleno en un tiempo y un espacio que, en gran parte no me tocó vivir en el momento, pero si más tarde en su repetición. Este es un documento de primera mano para conocer cómo era la vida durante esos años en esta parte del mundo.








Luis Guzmán, maestro de Tremaya en el año 1944.


Efectivamente, caí por Tremaya tal vez en la primavera de 1943. Estaba de maestro de primera enseñanza en San Felices de Castillería -me encontraba muy bien con buenos y aplicados alumnos. Acudí a Tremaya coincidienco con una de las fiestas -ya desaparecidas- una BODA, la de Nati y Modesto, este natural de Lores. Cristina a la que comenzaba a pretender, era la madrina. Había conocido pocos días antes a Cristina -hija del Sr. Jesusón y Manuela- con los años madre de mis 7 hijos, abuela de catorce nietos y lo que venga. La casa de tu abuela linda con una de Jesusón.

Todos los días de descanso en la escuela de San Felices los dediqué desde entonces a ir a Tremaya. Por monte hasta Celada, que bordeaba, mas monte arriba por Valsemana hasta llegar a la Espina, para caer en gran pendiente sobre Tremaya, daba igual hiciera frío o calor, agua o poca nieve. En estos desplazamientos siempre, o casi siempre me acompañaba, otro pretendiente a otra hija de Jesusón -Clementino (q. G. h.), Agustina, la moza. El era hijo del maestro de Herreruela.


Los primeros tientos fueron a la cantina que tenía tu tío Serafín y su esposa.


Al anochecido del día de primera visita a Tremaya, baile en la pradera, junto a la bolera y a espaldas de la casa del tio Jerónimo. Había también en las eras, vendedores de almendras garrapiñadas y juegos de cartas, se trataba como antes dije, un día de fiesta. Había mocedad de los pueblos inmediatos y muy buena del mismo pueblo, bonito ramillete de mozas.

El noviazgo se fue incrementando, pagué EL PISO -una propina a los mozos del pueblo por permitirme rondar a Cristina, poco después, ya con la boda LOS DERECHOS, etc...

 

Al principio del año 1944 me destinan a la Escuela de la Diputación Provincial en Palencia. Menos visitas a la montaña, pero llegamos al final.

Mi padre (q. G. h.) fallece en julio de 1944. Ya me había conseguido él que me nombraran para la Escuela de Tremaya, finalizando el compromiso en Palencia. Allí contraigo matrimonio el día 21 de septiembre del mismo 1944.

Clementino también contrajo matrimonio con Agustina, meses después.

Fue corta la permanencia al frente de la escuela de Tremaya. El curso 1944-45.

Vivimos el año en la casa escuela, muy felices. Las obligaciones en la escuela y también las clases nocturnas que daba a los mozos me ocupaban el tiempo, también nuestra media docena de gallinas y una cabra. De la escuela hablaré en su momento.

También por estas fechas cayó en mis manos una Convocatoria del Consejo Sup., de Investigación Cient. en su apartado INSTITUTO DE MUSICOLOGIA, que indirectamente me implicó en el bonito trabajo de recopilar toda la música que me querido padre había recopilado en varios pueblos de Palencia, Cervera, Camasobres, Lores, Saldaña, etc. Todo ello ordenado, lo mejor que pude con todo el amor paterno puesto, se consiguió el segundo premio nacional...

Terminado el curso, la Dirección Gral de 1ª Enseñanza, muy influida por la Iglesia, dispone que las escuelas mixtas nacionales, sean cubiertas por maestras ¡Gran error!, pero la Ley es así.

En Cervera el Ayuntamiento me nombra director de su Academia y Banda Municipal de Música. También abrí un Colegio Autizado para clases de 1ª enseñanza, que luego amplié a Bachiller, Comercio y otros estudios. Metido de lleno en la música, colaboré con grupos corales y muy especialmente me dediqué a la recuperación de temas populares -folklóricos-, tomando parte en concursos de coros, de bailes, y como dije antes recopilación. Varios premios, provinciales y algunos nacionales fué la recompensa.

Después de 7 años en Cervera de Pisuerga paso a Guardo, con mejoras económicas y mayores posibilidades, que Cervera no tenía. Meses después de llegar a Guardo, ingresé en la Empresa "Unión Española de Explosivos", donde pude desarrollar algo de la química que había estudiado en Santiago de Compostela -sin terminar la carrera- ¡por hacerme antes de tiempo maestro!. Sigo las investigaciones, concursos, festivales y así 14 años más.

La familia se agranda, hay que buscar otros derroteros y por la misma empresa soy destinado aquí a Tarragona. Adios a la música momentáneamente, después coros, discos, etc...y aquí estoy ya 18 años jubilado gracias a Dios.

Algunos trabajos de prensa, con Froilán, publicaciones y grabaciones previas de discos para CAJA ESPAÑA, así van pasando los años.

Don Francisco Buedo fue el pro-hombre que trató de dignificar a Tremaya, -su tierra natal-. Debió emigrar a Argentina a finales del siglo XIX o principios del XX. Trabajó, supo hacer un fuerte capital y buena parte de él, se vino a La Pernía y concretamente a Tremaya. Mandó construir, la Casa de la Escuela, Puente y Cementerio, todo a sus espensas. En el frente de las construcciones hay una placa con las fechas y nombre del benefactor. Estos trabajos parece ser que fueron por los años 1920, hacia el 30. También repartió parte de su fortuna entre sobrinos.

A principio del siglo XX empezó a llevarse sobrinos a Argentina y otras gentes, que con los años adquirieron notoriedad económicamente, pero les faltó el amor al pueblo. En años ya lejanos en Argentina existía la llamadaq Banca Buedo, que ellos regentaron. Los que marcharon fueron: Ceferino, César, Constantino, David, Vicente, Moisés y Cristina. En Tremaya quedó la sobrina Manuela, que atendería a sus hermanos, abuelos de Cristina. Algunos de estos sobrinos volvieron y estos se llevaron a otros vecinos del pueblo, de ellos, creo que Esther, una hermana de tu abuela Ninfa, una hermana de Abilio llamada Eugenia, uan hermana de Pepe y Lorenza, una hermana de Gregorio Gaitón, Florencia, una muchacha de Celada, llamada María que falleció en la travesía, una hijo del Sr. Mariano, guardamontes que había en Tremaya, llamado Andrés y tal vez algunas personas más.

Vamos a casa a otro tema pues esto se hace inacabable, gracias a la ayuda de Cristina que está dando vueltas a su cabeza, cuando ya está al pisar los 80 

 

CASA ESCUELA

Constaba de casa habitación para el maestro. Era cómoda. Culando nosotros la habitamos no estaba como posiblemente había sido antes del incendio ocurrido en un invierno anterior al año 1936, siendo maestro y viviendo en ella D. Constantino. Ocupaba la mitad del edificio.

La escuela propiamente tenia un pequeño vestíbulo donde se dejaban las "albarcas" y también la leña para consumo en la calefacción. La escuela era amplia, bien iluminada, tal vez un poco altas las ventanas. Tenía un excelente material, como mobiliario, libros, una pequeña biblioteca, buenos encerados, mapas y una excelente colección de pesos y medidas del S.M.D. Tuve la suerte de tener excelentes alumnos, desciplinados, ordenados y obedientes.

De todos ellos, destacar a las hermans Angelina, fallecida años después de casada en Redondo, Felisa que como su hermana menor ingresó en la Orden del Sagrado Corazón de Jesús, donde ha ocupado cargos de responsabilidad y la hermana pequeña Cuyi, que ingresó en la misma orden religiosa, en ella se licenció en ciencias químicas y por supuesto como tal ha dado las clases en los colegios. Actualmente (Enero del 2001) es la Madre Superiora. En un pueblecito haber dado toda la aritmética y geometría, alcanzar los misterios del álgebra y otras materias es más que agradable en el trabajo.

Fueron también alumnos Angelito y Moisés, cuñados que antes habían cursado tres años con los Hnos Maristas de Palencia. Luis hijo del tío Marcelino -desgraciadamente fallecido siendo aún niño en un accidente en el transformador de Tremaya-. Fulgencio, hijo del tio Gonzalo, excelente alumno que emigró a Bilbao. Los hermanos Vicente y Martín Párbole, Pepín (q. G. h.), Manolín y Froilán y otros y otras que se me escapan de la memoria. En las noches del crudo invierno ¡buena nevada cayó!, daba clase a los mozos entre los que recuerdo: Jesús Simón, un mozo algo mayor, despierto, de inteligencia innata, que desgraciadamente no tuvo la oportunidad de brillar en la vida como merecía. Manuel Morante, también ya mayorcito, había estado en la guerra, de una personalidad sin duda incomprendida, una filosofía "pueblerina", "rancio sabor popular", que además remataba las conversaciones con sentencia, que hoy, más me hace pensar en lo poco que presté atención a su saber. Ha muerto hace unos años en Palencia.

Otros fueron Ceferino Gaitón que hace muchos años marchó para Argentina y que logró volver a visitar el pueblo. Los hermanos Párbole - Anselmo, Vicente y otros que ya es difícil recordar después de más de medio siglo.

Años más tarde volvió a quemarse por segunda vez casa y escuela. En el estado de quemada, intenté quedarme con la casa y escuela previo pago, etc...

De MAESTROS, no conocí nada mas que al que relevé. D. Juan Manuel González, que era de Palencia. Estuvo sobre dos cursos. Doña Raimunda Merino, natural de Aviñante de la Peña. Don Constantino, tal vez el primer maestro hasta su incendio. Hubo un maestro D. Eufemio Fernández, de la provincia de Avila. Era cojo. gustaba hacer que los niños cada día le llevaran un chiste, tal vez para recopilar, por gusto...Un día el alumno Jesús Mediavilla (fallecido poco después de llegar de la guerra) llevó el suyo. "El Señor Maestro se cayó al pozo y mi padre (el Señor Marcelino, también cojo), lo sacó" , y (su tío Serafín) dijo: "este ya se 'escojonó'" -literal. Esta es una de las anécdotas que en conversaciones pueblerinas suelen asomar...

La escuela volvió a incendiarse entre los años 1950. Desde entonces ha estado muchos años siendo la vergüenza del pueblo. Hoy parece que están arreglándola para usarla como vivienda en alquiler en beneficio del pueblo. ¡hasta que se vuelva a quemar!.

 

NACIDOS EN TREMAYA QUE HAN DESTACADO

EDUARDO DE LA HERA BUEDO, doctor en Teología. Actualmente jefe de estudios en el Seminario de Palencia. ANGELES FRANCISCO BUEDO: Hermana del Sagrado corazón del Jesús. Su hermana BLANCA que falleció siendo misionera en CHILE. Su hermana GLORIA se hizo maestra de 1ª enseñanza. Después ingresó en la misma comunidad. Estuvo de misionera en Chile. Ha ocupado altos cargos, actualmente Directora de una Residencia en Barcelona. AIDEE FRANCISCO RUEDA, hija de Angel. Ingresó en la misma comunidad del Sagrado Corazón. Es licenciada. Las citadas de la escuela FELISA Y CUYI.

MAGDALENA, hija de Luisa, nieta del tío Jerónimo, también en la Comunidad del S. C. FELIPE FRANCISCO RUEDA, economista, de las primeras promociones, recientemente fallecido. Tenía una Gestoría en Madrid. ELEUTERIO BUEDO, descendiente de Tremaya, era Ingeniero Agrónomo y profesor de la Escuela de Ingeniería. Posiblemente alguna persona más. Tal vez JULIAN PARBOLE que estuvo en algún colegio de fraile, se salió y debió colocarse bien.

De mis hijos, los mayores nacieron en Tremaya. Fifina, casada en Tarragona con Gerardo. Tres hijos. El mayor Biólogo y Enólogo. David, licenciado en Educación Física y Fisioterapeuta y la menor, Leticia, estudiante en Barcelona de Historia del Arte. El segundo, Antonio, es Ingeniero Químico. Pepito, el cuarto, creo que compartió juegos de niño contigo en Tremaya. Es técnico en la Empresa Nacional de Electricidad. El resto, maestros industriales.

 

I G L E S I A

Ya lo dijo Cervantes por boca de D. Quijote a Sancho: "Con la Iglesia hemos topado, Sancho...". Yo no llegué a conocer sacerdote en Tremaya. Atendía las devociones el de Redondo de Arriba. El edificio totalmente dejado de la mano de Dios.

En ella había un altar interesante artísticamente -creo que era renacentista- según me informaron en el Palacio del Sr. Obispo y una imagen de Ntra. Señora que recientemente han restaurado.

El altar, una mala noche, con alevosía, silencio y nocturnidad, fue sacado de la iglesia y llevado, sin duda a mejor lugar, a cambio de reparaciones que hacía falta en el edificio. Total, retejado, pintura, instalación eléctrica y... nada si esto lo hubieran previsto los vecinos, dedicando unas horas a lo màs importante para su espiritu.

Pusieron en su lugar otros trozos de altar, totalmente apolillados que con el tiempo dieron en el suelo. Nuestra Señora la tienen sobre una mesita.

Personalmente hice algunas gestiones en Palencia -Palacio- pero lamentablemente todo es silencio. Don Daniel, que había sido Párroco de Cervera de Pisuerga y ocupaba puesto importante en el patrimonio de la Iglesia, me indicó que él había dejado algún material en el coro de Cervera, pero nada, no era lo que necesita Tremaya. Lo muy lamentable, que en veranos pasados, cuando vamos nosotros a la misa de Nuestra Señora, gentes jóvenes, que pasan su mes de vacaciones en el pueblo, estaban dispuestos a colaborar en la medida de sus fuerzas, manualmente se entiende, pasa sacar adelante el proyecto. Nosotros mismos ofrecimos una pequeña ayuda económica, pero...hasta falta coordinador y que los pocos vecinos se preocuparan de su bien espiritual. Francamente Jose Luis, son indolentes, las vacas, las vacas y las vacas. ¡Buena la tienen ahora con las vacas locas!.

De los sacerdotes que recuerda Cristina son: Don Adrián, quien estuvo antes de la guerra (1936). Durante la guerra Don Juán, creo que era de la provincia de León. Don Jerónimo, quien ocupó puesto importante en el Seminario de Lebanza. También el recuerdo muy difuminado. Don Adrián parece que vivió en la Casa Parroquial. Era muy activo. En su casa, preparaba a los niños para la 1ª comunión u otros menesteres, compartía su sabiduría con los vecinos. Dejó gratos recuerdos. La Iglesia pertenecía al obispado de León. También quiero recordar al sacerdote que asistía desde Camasobres, me suena Don José, que emigró como misionero a América. También acudían desde Lores. Hoy atienden desde San Salvador.

No he hablado de padres. Siempre he admirado a tu sufrida madre, y con ella hablé saliendo de la misa de Nuestra Señora. Me interesé por su estado, su "tic". Lamentaba con ella, que hoy con los innegables avances de la neurología, no se encuentre algo para mejorarla en su estado de salud. Dios quiera que un día no lejano, podamos saber que la han curado. Tu padre, puedes inamginarte lo bueno que es, trabajador para sacar adelante tan numerosa prole, aquí en esta casa lo tenemos como a tu madre en una buena estima. ¡Tu abuela Ninfa!. Todo lo que sé de oidas. Pero será otro tema.

 

TEMAS POPULARES

Como todos los pueblos de la montaña palentina tienen los mismos motivos y por supuesto muy rudimentarios y sencillos. Festividades religiosas: fiesta mayor, semana santa, rogativas, bautizos, bodas, difuntos, navidades...Fiestas profanas: carnavales -los zamarrones-, el ollón (fiesta de mozas), las meriendas sufragadas con los dineros sacados de las peticiones en las bodas, los reyes (de los mozos), la enramada, la enhorabuena. Varias costumbres mucho menores: las marzas, todo desaparecido.

Juegos de campera: el pite, la vigarda, la zapatilla.

Espero otro momento para darte una buena información, que sacaré de mis recopilaciones.

Te adjunto dos fotografías: una de ellas, mozos y mozas de Tremaya, por los años 1947. Muy obscura, sacada con una pequeña máquina, ya anocheciendo. El cliché, que conservé durante muchos años, no lo encuentro y esta es una fotocopia digital, que en nada ha mejorado, y por supuesto es ampliación. La segunda fotografía corresponde al Grupo de Danzas de Areños. Estando en Cervera participamos en varios concursos provinciales y nacionales sobre temas "folkóricos". Este grupo de Areños fue revelación por lo auténtico de su baile y su entrega. La vestimenta corresponde a lo usual en tiemos remotos: manteos, escarpines, albarcas, pañoleta y bailar al ritmo del tambor y pandereta, con la melodía del canto de las mozas y también mozos con ritmos de 3/4, 6/8, ternarios y también binarios.

Tengo un precioso documento gráfico, en video, tomado en Tremaya, donde, de una manera clara, se ve lo rústico del nacimiento de la danza en la montaña palentina. En él está tu abuela Ninfa como creo que también tengo algo de tu padre a la salida de la Misa de Nuestra Señora.

Creo José Luis que me he pasado, y confieso que estoy "apabullado" de tantos recuerdos en tan poco espacio y tiempo. Espero que D. M. vuelta a retomar estos temas, que desgraciadamente hace años que tengo abandonados.

Todo me parece poco para mandar a quien desde muy lejos añora la bendita tierra. Incluso el primer cassette que se grabó el año 1981. También un fragmento de recopilación de parte de los textos, lo musical va en otro lugar. Esperemos que todo llegue bien.

 

LA MOZUELA DE CAMASOBRES

Canción de ronda y también para baile "a lo bajo". Fue dictada en septiembre de 1939 por Saray Plaza de Camasobres. Es sin duda una de las canciones más significativas de la zoa de la Pernía en la montaña palentina.

Colorada es la manzana
blanca es la primer cereza,
blancas son todas las flores
yo morena y no me pesa.

En Camasobres la nieve
borra todos los caminos
pero no el que me ha llevado
donde está nuestro cariño.

Selenciosa la noche cuajada de estrellas...una blanca serenidad en el ambiente...la nieve ha colgado sus blancos festones sobre los tejados de las casucas del pueblo, un horizonte de lobos pone sombra de aullidos en la lejanía, nada arredra al mozo rondador que con voz viril entona la copla en la noche traspasada de frios luceros...

En Camasobres la nieve
borra todos los caminos...

Un abrazo de Cristina y mios. Tarragona 28 de Enero del 2001. San Tirso, fiesta local en Tremaya.

 

Make a Free Website with Yola.